Micrófonos Piezoeléctricos – CHICO-TRóPICO

Micrófonos Piezoeléctricos

Los micrófonos piezoeléctricos funcionan como un microscopio sonoro. Si bien pueden ser aplicados a instrumentos musicales, también nos permiten experimentar en otras superficies y objetos, generando timbres y técnicas novedosas.

Podemos amplificar sonidos muy tenues. Lo que era casi imperceptible se convierte en material que aparece en primer plano, pudiendo así, generar sonidos del entorno en donde se realiza la actividad. Es de esta manera que la creatividad será nuestra herramienta primordial para inventar instrumentos entonadores de sonido y ruido. Los micrófonos se pueden frotar en superficies de variadas texturas o bien se pueden fijar en objetos. Las posibilidades son infinitas.

El Taller de micrófonos Piezoeléctricos propone acercar la amplificación de sonidos y la creación musical de músicos y no músicos a su entorno cotidiano y alentar la idea de que cualquier objeto o ser vivo es capaz de transportar sonidos y, por lo tanto, crear música.

Cabe destacar que al ser micrófonos sumamente económicos, el taller tiene, entre otros objetivos, generar una actividad autogestiva en comunidades o personas que no tienen muchos recursos, ya que tanto micrófonos como cables de instrumentos musicales suelen tener precios elevados en tiendas de música. Los micros piezoeléctricos se construirán en el taller.

La experiencia es atractiva para músicos profesionales y amateurs, así como para aquellos que se dedican a la docencia, ya que cambia el paradigma de la música en las personas que quieren iniciarse en el estudio musical.

Recorrido del Taller:

Los talleres realizados hasta ahora han culminado con la instalación de piezoeléctricos en diversos juegos tradicionales como ping pongs, billares, una pelota de fútbol con el que se ha jugado un partido… Experiencias lúdicas experimentales que se pueden repetir en esta ocasión.

Micrófonos Piezoeléctricos